sábado, febrero 12, 2011

Poema a dos mitades (El fugitivo)

Eso de empezar
no trae nada bueno a un corazón continuo
que nunca se ha frenado a preguntar,
¿dónde está el fin del camino?
y vuela sí
raudo y consiente,

como un ave silvestre de mirada extraviada
que de soslayo encuentra un beso inerme
y se abalanza...

creyendo que por fin se ha encontrado
otro corazón errante para seguir volando
surcando cielos, mares
recargarse de besos
olvidar los silencios

pero ese beso
lejos de dar vida, se la quita
le despluma las alas lentamente.



En conjunto con el buen Alex A. el primero de muchos (espero)

2 comentarios:

Troba dijo...

Me recordaste una canción sobre el colibrí y una flor, la primera que aprendió Silvio y de allí salieron todas.

Trovator dijo...

Opino lo mismo que Troba... me recordó a Silvio, y me da una buena espina para los inicios que se avecinan... :)

Un abrazo!