viernes, marzo 30, 2012

Carta a Teseo

Mi estimado Teseo.
Soy Ariadna.

Aquella muchacha hija del rey de Creta, no sé si recuerdas, esa que te salvó de ser devorado por el minotauro y, a tu pueblo de pagar el tributo en donceles y doncellas. Aquella del talle fino y las piernas largas, la de las trenzas castañas que gustabas enredar entre tus dedos.

Esa que abandonaste a su suerte en las playas de Naxos, aprovechando que dormía para huir con sigilo.

Te escribo, Teseo, porque es de amigos la gratitud y, en todos estos años, no pude expresarte mi reconocimiento a tu abandono. Pero ahora, ante tanto comentario funesto sobre ti, ante ese estallido de risas en las tabernas llamándote antihéroe, me di cuenta de los años transcurridos.

Sé que estarás viejo rey de Atenas, que tus espaldas se curvarán, tu piel colgará flácida, tu cabello -si lo conservas- cano, tus deseos apagados y preparándote para cruzar las aguas del Estigia. Como comprenderás debía apresurarme.

Tantas calamidades se cuentan sobre ti... Dicen que no mataste al Minotauro. ¿Cómo es posible, si además del ovillo para que remontaras el laberinto, te di la espada mágica capaz de vencerlo.

Tanto me inquietan los rumores que consulté con las diosas, aunque podría haber encontrado las respuestas por mi misma.

Podría, porque desde el momento aquél en que me abandonaste, me volví inmortal. Si me vieras, me reconocerías en el acto, Teseo. Nada he cambiado, mi piel aún es una magnolia.

A propósito ¿Cómo se encuentra Fedra, mi querida hermanita, esa que te arrancó de mi lecho para llevarte al suyo? Me han dicho que lleva la cabeza cubierta por paños negros, que algo la avergüenza. Y que no es sólo el haber enamorado a tu hijo Hipólito, sino algo relacionado con su madre. ¿De verdad es obra suya la muerte de Hipólita?

Vaya destino el tuyo Teseo... ¡ Qué penoso! Cuánto lo siento. Pudo ser sereno y armonioso... pero me abandonaste en Naxos. Son las cosas de la Vida.

Hoy, bebiendo ambrosía de la copa de mi amado, me volvió el recuerdo de aquella mañana en que entró al puerto la embarcación de las velas negras, con su carga de atenienses reclamada para el sacrificio.

Te vimos bajar, Fedra y yo temblamos; sobresalías entre todos. Tan guapo con tus muslos firmes, la espalda ancha, los pectorales de bronce y esa cabeza que parecía ornada de virtudes.

¡Cómo engañan las apariencias, Teseo!

Una sirvienta nos dijo que eras el hijo del rey de Atenas, llorábamos por tí, se acercaba el día en que entrarías al laberinto. No abandonabas mis pensamientos, ni de los de Fedra. ¡Mosquita muerta! Con razón no quiso permanecer en Creta aunque para ella no habría habido castigo. Y yo que me creí esa historia de que no abandonaría a su hermana mayor. ¡Hipócrita!

Para salvarte, compré al carcelero con el oro que adornaba mis trenzas y entregándote el ovillo y la espada te enseñé como usarlos. En señal de gratitud tomaste mis manos.

- Tendrás que llevarme contigo, Teseo, porque la ayuda que te doy me condena a muerte. Los tuyos mataron a mi hermano, mi padre no perdonará esta traición.-

Juraste por los dioses, por el honor de tu padre y el resultado de tu empresa, que nunca me abandonarías.

Yo te creí, ¿Cómo no iba a hacerlo si tus ojos miraban a los míos y derramaban tiernas lágrimas? Después supe que el polen de las flores cretenses afectaba tu vista.

Me hiciste tuya en la noche de navegación. Te urgía conocerme, yo me entregué enamorada. Eran tan hermosos tus cabellos negros, tan apretado tu abrazo, tan resplandecientes tus palabras como azules los mares que atravesábamos.

Quedé rendida por los efectos del amor. Cuando nos detuvimos en Naxos, me recosté sobre la arena, apoyé la cabeza en mi brazo y me dormí profundamente.

Al despertar, tus naves estaban lejos, tan lejos que no oíste mis pedidos de auxilio.
Aún estaba en lo mejor de mi rabieta, cuando escuché una música deliciosa. Una procesión como jamás había visto avanzaba bulluciosa. Bellísimos jóvenes danzaban alrededor de un carro de oro, arrancando melodías maravillosas a los címbalos y las flautas. Las risas interrumpían la música y los danzantes hacían cabriolas.

Pero en el carro, ¡Ay… Teseo!, en ese carro viajaba el hombre más bello que ojos hayan visto. Y los suyos me descubrieron.

Descendió, se acercó a mí y, a pesar de mis párpados hinchados, de mi piel roja por la ira, acarició mi cabeza y exclamó que era más hermosa que Venus, pidió una copa de vino, y tendiéndomela me ofreció:

-Sé mi esposa, te volveré inmortal.-

No hay varón más perfecto que Dioniso. Amado como es por dioses y mortales nos rodea la alegría, la pasión y, los placeres.

Para evitarme la nostalgia, preparó un largísimo viaje por las ciudades de los hombres. Luego, ya instalados en la morada inmortal, nos dimos el uno al otro cuatro hijos, dignos de su cuna. Hemos sido tan felices, que en reconocimiento a nuestro amor, Dionisio, ha convertido la diadema que me obsequiara el día de nuestra boda en una constelación, para que siempre recuerde nuestra unión.

Es por esto Teseo, deseaba agradecerte, que aquél día me abandonaras en Naxos.

Tuya

Ariadna

jueves, marzo 29, 2012

Teseo

Ay Teseo! Como quisiera saber si dentro del laberinto tu también puedes ver la luna, si la bestia es tan grande como presiento y termine por impedir que te acerques a la salida para poder llegar a mi.

Las manos comienzan a lastimarse por la fricción de jalar el hilo para que salgas y puedas llegar a mi, pero tan solo llegan trozos de tus prendas que han perdido tu olor. Quisiera recargar las memorias, tenerte cerca y contemplarte al actuar, pero aún no me animo a entrar en el Laberinto.

Tengo miedo que la bestia te confunda y te convenza de que de quien tienes que deshacerte es de mi. Y quede ahí, en medio del Laberinto, confundida, deseando nunca haber entrado.

Ay Teseo, mi Teseo, hoy miro fijamente a la luna y en mis manos solo la punta del ovillo que muero por jalar, atarla a este árbol sin hojas y seguirlo hasta llegar a ti. Pero se que lo mejor es esperar a que seas tu quien se acerque a mi, ya que te hayas liberado de la bestia y que puedas ver que tal y como he estado este tiempo, aquí seguiré sosteniendo la punta del hilo, buscando en el viento residuos de tu aroma, de tu voz.

Hoy estamos medios claros, tenemos en el cielo media luna y en poco tiempo será claridad total... ESPERO!!!!

lunes, marzo 12, 2012

Como quisiera...

Hoy se me vinieron a la mente tantas cosas, detalles que se han ido juntando con el paso de los días, en cada palabra, en cada momento que conozco a las personas un poquito mejor. Y agradezco tanto a la vida que me haya dado la oportunidad de que estas personas me enseñaran algo de la vida, que me hicieran creer en ese amor desinteresado, que lo da todo, que no se queda con nada, porque a esos par de ojitos uno no puede negarles nada.

Y no, aún no entiendo como puede alguien simplemente olvidar o pretender que no le importa, que no se interesen por saber, por conocerle aunque sea un poquito, como pueden pasar 4 años, si yo no le dejo de pensar un solo instante, si mi motivo de todo es ella. Y algo se aprisiona en mi cuando ellos me muestran fotografías de sus amores, me cuentan sus aventuras, al grado que sería imposible concebirlos sin ese pedacito de cielo. Con todo esto no puedo evitar sentirme culpable de no haber elegido bien y no porque no me guste jugar ambos roles, sino porque ya llego al punto en que ha dejado de preguntar. Yo que más hubiera querido, pero por algo pasó, así que seguiré con los ojos bien abiertos y dándole todo de mi, tengo un doble papel que interpretar y lo hago de todo corazón, solo que en veces siento que me hace falta agregarle horas al día.

jueves, febrero 02, 2012

Y UNO APRENDE...

Después de un tiempo uno aprende la sutil diferencia entre sostener una mano y encadenar el alma, que el amor no significa recostarse y una relación no significa seguridad...
Y uno empieza a aprender que los besos no son contratos y los regalos no son promesas; y uno empieza a aceptar sus derrotas con la cabeza alta y los ojos abiertos.
Y uno aprende a construir todos sus caminos en el hoy, porque el terreno de mañana es demasiado inseguro para planes..., y los futuros tienen una forma de caerse a la mitad.
Y después de un tiempo uno aprende que si es demasiado hasta el calor del sol quema, que hay que plantar su propio jardín y decorar su propia alma, en lugar de esperar a que alguien le traiga flores.
Y uno aprende que realmente puede aguantar, que uno realmente es fuerte, que uno vale, y uno aprende y aprende...
Y con cada adiós uno aprende.
Con el tiempo aprendes que estar con alguien porque te ofrece un buen futuro significa que tarde o temprano querrás volver a tu pasado.
Con el tiempo comprendes que sólo quien es capaz de amarte con tus defectos, sin pretender cambiarte, puede brindarte toda la felicidad que deseas.
Con el tiempo te das cuenta de que si estás al lado de esa persona sólo por compañía a tu soledad, irremediablemente acabarás no deseando volver a verla.
Con el tiempo te das cuenta de que los amigos verdaderos valen mucho más que cualquier cantidad de dinero.
Con el tiempo entiendes que los verdaderos amigos son contados y que el que no lucha por ellos, tarde o temprano se verá rodeado sólo de amistades falsas.
Con el tiempo aprendes que las palabras dichas en un momento de ira pueden seguir lastimando a quien heriste durante toda la vida.
Con el tiempo aprendes que disculpar cualquiera lo hace, pero perdonar es sólo de almas grandes.
Con el tiempo comprendes que si has herido a un amigo duramente, muy probablemente la amistad jamás volverá a ser igual.
Con el tiempo te das cuenta de que cada experiencia vivida con cada persona es irrepetible.
Con el tiempo te das cuenta de que el que humilla o desprecia a un ser humano, tarde o temprano sufrirá las mismas humillaciones o desprecios multiplicados al cuadrado.
Con el tiempo comprendes que apresurar las cosas o forzarlas a que pasen ocasionará que al final no sean como esperabas.
Con el tiempo te das cuenta de que en realidad lo mejor no era el futuro, sino el momento que estabas viviendo justo en ese instante.
Con el tiempo verás que aunque seas feliz con los que están a tu lado, añorarás terriblemente a los que ayer estaban contigo y ahora se han marchado.
Con el tiempo aprenderás que intentar perdonar o pedir perdón, decir que amas, decir que extrañas, decir que necesitas, decir que quieres ser amigo… ante una tumba ya no tiene ningún sentido.
Pero desafortunadamente... Sólo con el tiempo… uno aprende…

(Compartido por buenas amistades)

miércoles, enero 11, 2012

Cerrando ciclos


Cierro fuertemente la mano, para no soltar este extremo, que permanezca cerca, donde pueda verle y sentir en mi mano, mientras me estiro para tomar aquella punta, que pareciera tan próxima y escurridiza.
Pero me he estado preparando y estoy decidida a hacer cualquier esfuerzo que sea necesario para alcanzarla, asirla y de poco a poco unirla con la que tengo en mi mano izquierda.
Y cuando al fin logre juntarlas, fundirla con todas las memorias, con un sello irrompible, para cerrarla y mandarla al jardín de los recuerdos.
Tener la fuerza para lograrlo y por fin decir que he cerrado ese ciclo, tomar lo mejor con las manos que ahora quedan libres y moverme a aquella zona iluminada, donde de seguro espera algo mejor.

miércoles, enero 04, 2012

Es mucho más..

Creo que la clave está en hacer que valga la pena, que no sea tan solo un día más que arrancar del calendario, haciéndolo pasado, dejándolo en el olvido. Hacer que no solo sea tiempo que se pasa frente a la computadora, viendo pasar letras, números, nombres, claves que viajan cerca o que cruzan mares y montañas.

No es hacer como que haces, yendo de un lugar a otro, deteniéndose o zigzagueando en el inter, mover hojas, cambiar archivos. Es mucho más que eso, es disfrutar cada momento, vivirlo, sentirlo, que te llene de todo lo que se va acumulando, todo eso que te va haciendo grande. Y sonreir, gritar, llorar, amar, hacer de todo, pero con ganas.

No se trata solo de acumular momentos, sino que estos sean memorables. La vida es mucho más que dejar pasar, es lograr que suceda, todo se puede, solo basta quererlo, con mucha intensidad.

domingo, septiembre 18, 2011

Tener el valor...


En este fin de semana me di cuenta de lo bonito que es decir las cosas abiertamente, sin andar ocultando nada, la demás gente no tiene porqué opinar, decir o dejar de decir de lo que se hace. Creo que llega un punto en el que eres lo suficientemente grande como para poder tomar tus propias decisiones, donde lo que te enseñaron tus padres se te quedó o no. Entre charlas me dieron una lección de valentía, que por el momento solo fue una idea planteada, pero se que tiene las suficientes agallas para hacerlo y le admiro, porque cuando a mi me tocó pasar por algo así no tuve el valor de defender lo que quería, lo que pensaba.

La ventaja es que todo eso de las dudas, los miedos ha quedado atrás, con el paso del tiempo he cambiado y soy un poco más inteligente o por lo menos me fijo más y no caigo tan fácil, sigo teniendo la madurez suficiente para terminar con una relación destructiva por el simple hecho de ser destructiva y no por tener otra en puerta. Y no me siento, ni me veo tan desesperada por no tener ninguna otra en puerta o en fila o como opción, y aparte de que es porqué no lo siento necesario, es porque a mi me gusta la estabilidad y aún no me he topado con la persona que sea capaz de dármela. Así que seguiremos a la espera que en el camino me encuentre con alguien que valga la pena, que se deje querer y que me quiera. Mirarle a los ojos y decir lo que siento para no perderme al divagar escribiendo, ser clara y libre para decir un Te quiero! Y no solo de dientes para afuera.

Aunque por la experiencia se que eso va a tardar… y cada vez tarda más, pero no importa, no hay prisa… por el momento.

jueves, agosto 04, 2011

Que hacer..

¿Con todo eso que me quema en las manos, que se desborda por el infinito placer que se obtiene al dar?
¿Qué hacer si las noches de verano no logran calentar a un corazón humedecido de tanto llorar?
¿Qué hacer si por querer tanto tienes que abrir los brazos y dejar ir?

No vale gritar, ni cerrarse al grado de no ser capaces de descubrir la felicidad en esos pequeños detalles que la vida nos da.
*El robo de una sonrisa
*Un beso y su caricia en la mejilla
*Escuchar tu nombre con un timbre de felicidad
*El ser responsable, directa o indirectamente, de las sonrisas de las personas que quieres
*La oportunidad de un nuevo amanecer
*Escuchar y estar presente
*Entre muchas y muchas cosas más

Entonces, cuando las manos pican y los ojos comienzan a llenarse de lágrimas, se saca todo, se aclara la vista y se comprende que el hay muchas cosas allá afuera que pueden cambiarte el día...

Gracias a todos los que han estado ahí.

martes, julio 26, 2011

El tiempo...

Creer que el tiempo no pasa, que todo envejece menos uno, los hilos de plata que deberían recordarnos el camino recorrido se cubre con pintura pretendiendo aparentar menor edad, se miente cuando alguien pregunta cuantos años tienen... y me pregunto para que?? que ganan?? que sentido tiene??, el quitarse y esconderse no les va a regresar el tiempo. Para mi es más importante la sabiduría y madurez que se adquiere con los años. la edad se mide mentalmente y hay muchos que no necesitan pintarse ni mentir para que al abrir la boca se les considere de mucho menor edad.

Todo eso es vanidad, prejuicios tontos, preocuparse por cosas intrascendentes, desviando la atención de las cosas realmente importantes.

Yo ya tengo un mechón de hilos plateados en mi cabeza y al ser mi cabello negro resaltan mucho, pero ni las escondo, ni las tiño, me recuerdan porqué están ahí, por lo que permití, fue parte del impulso a moverme, a seguir. Estoy por cruzar el umbral, por dejar a un lado los "tes" y cruzar a los "tas" y cuando alguien me pregunta cuantos tengo no dudo en contestar.

Solo espero tener oportunidad de aprender mucho, ayudar más, dejar mi huella y que en el balance final, cuando llegue mi tiempo de descansar pueda esbozar una sonrisa y partir en paz.

miércoles, julio 20, 2011

Dejarlo fluir

De repente uno se llena de demasiados pendientes, cosas por hacer, por decir, por planear, por terminar. Y el salto entre una y otra cosa te hace perder por momentos el enfoque, entonces todo se revuelve, se aclara, es como si una densa bruma bajara y de repente los vapores calientes la hacen subir, aclarando la visión.

Pero siempre es bueno hacer una pausa, recapitular y priorizar las cosas que se hacen y rescatar aquellas importantes que se dejaron de hacer.

Las palabras de repente se acumulan y agolpan contra las paredes de la mente y una forma de organizarlas es dejarlas salir, usar la escritura como válvula de escape y que simplemente fluya.

Hace tiempo que inicié con esto y lo había dejado olvidado por diferentes pretextos, pero ahora habrá que despertarlo de su letargo. De cualquier manera, aquellos que a diario me miran a los ojos, no tienen acceso a conocer todo de mí. Porque es más lo que se puede saber de una persona leyéndola entre líneas.

Y como diría Homero Aridjis.. habrá que “Poner en palabras la vida invertida, aquella que sin cesar se condena al olvido y que espera ver la luz de lo innombrable en la escritura"