miércoles, febrero 04, 2009

En el café de siempre

Él no es un chico como todos, aunque pareciera, le gustan los deportes, los carros, las reuniones con los amigos, para hablar de todo y nada a la vez. Pero hay algo que lo diferencia del resto, y eso es su forma de ser. Él es una persona muy sensible y muy sencilla, luchador incansable, firme a sus ideales, incluso tierno y con mucho amor para dar.

Un buen día él decide buscar otros rumbos, seguir sus corazonadas, aprovechar oportunidades y empacó sus cosas, besos a la familia y emprendió su nueva aventura, necesitaba sanar rodillas y corazón de la última caída de las nubes. Nuevo, sin conocer a nadie y saliendo a caminar para que la soledad no lo localice. En uno de tantos paseos en su tiempo libre, al doblar la esquina, sentada en una mesita del café, que se volvería el de siempre, estaba ella, con sus ojos llenos de vida, su libro en las manos y en un segundo de coincidencia él la miró y ella levantó la mirada.

Ella iba cada tarde de 4 a 6 al mismo café, siempre con un libro en las manos y tan radiante como de un tiempo acá, se había vuelto costumbre que él pasara a las 5:30 por ese lugar, volteara a la misma mesa y verla, esperar cruzar miradas y regalarle una sonrisa.

Pero ese día sería diferente, ella llegó al café de siempre a las 4, con su libro en las manos y un sobre como separador. Él pasó por ahí a las 5:30, la miró, pero ella no levantó la mirada, permaneció 5 minutos mirándola fijamente y nada. Dio un paso hacia ella, buscando su mirada y descubrió que una lágrima rodaba por sus mejillas. Sentía que la conocía de tiempo atrás y rompió el silencio, la voz de él la despertó de su letargo, enjugó sus lágrimas y le regaló su sonrisa.

Él no le preguntaba el motivo de su pena, su propósito era hacerla sentir mejor, se presentaron y charlaron por largo rato, que las 6:00 de costumbre habían quedado lejos, pedidas en las horas arrancadas del tiempo, del reloj, esas horas que le gritaban, que le reclamaban, pero que en esa ocasión ella no escuchaba. Tenían tanto en común y tanto de que platicar que ni uno, dos o tres cafés les serían suficientes y acordaron verse cada día a las 5:30, en el café de siempre, en la misma mesa, con la misma vitalidad.

Charlas café tras café, un apoyo incondicional a él que era recién llegado. Él ya no se sentía como antes, dejó a la soledad confundida al doblar la esquina, se quedó desorientada buscando alguien más un poco más gris a quien seguir para ofrecerle su compañía… oh pobre soledad.

El tiempo pasó, ella tenía algo que confesar, eso que desataba los torrentes internos, pero él no la dejaba nunca terminar, no porque no quisiera escucharle, sino porque sabía que eso a ella le hacía mal. Ella lo presentó con su familia y él no podía sentirse más feliz, tenía un motivo para permanecer en esa sucia urbe que le había dado una amarga bienvenida, pero también la oportunidad que ella llenara de luz y dulzura su estadía.

Cuando era más que evidente, porque el tiempo nada perdona, ella le confesó que sus ojos no eran lo único que tenía vida en ella, que alguien más crecía dentro de su ser. Ella no podía verle más a los ojos pues ellos solo habían cruzado palabras, todas las tardes en el café de siempre.

Cuando lo supo, él tomo una decisión… permanecer a su lado y llenarse de su milagro, pues es lo que le faltaba para acabar de sanar rodillas y corazón de la última caída, que ya había quedado en el pasado, dándole la mano a la soledad. Y a las dos se les puede encontrar al doblar la esquina justo antes de entrar al café de siempre, buscando algún pobre incauto que cargue con las dos.

6 comentarios:

Troba dijo...

café y amor..

Besos!

Trovator dijo...

Cómo vamor Aris! Eso del amor es un tema difícil... Me gusta mucho lo que planteas, el hecho de "conocerse" con otra persona en un principio para después llegar al verdadero conociemiento, intercambiar plabras, sueños y voces.

Muchas veces es mejor que todo aquello se quede en un simple sueño, verse de lejos y sonreirse, porque la dura realidad puede llevarnos a una desilusión grande, que no permita curar ese corazón ni esas rodillas, que todavía andan aterradas por caer en el mismo abismo...

Un abrazo grande, grande!

carla'sdreams dijo...

right place , right moment .... quien sabe el amor puede estar esperando a la vuelta de la esquina.
embarazo?
besos me gusto el escrito

blackeagle-italiano dijo...

Aris tu siempre llena de romance y sentimentalismo, pero sobre todo vista buena al presente. Esperanzador cuento y un caso del que varios hemos soñado alguna ves!!

Un abrazo Aris.

LUIS TORRES dijo...

Donde menos lo esperas se encuentra la felicidad, pero yo creo ke mucho cafe los abra empachado un poquito, al menos hubieran tomado unos vinitos de vez en cuando..

me gusto el relato..

saludos

aNdAiRa dijo...

Troba: el café es bueno para muchas cosas... muchas, en especial para platicar... un cafesito???

Trovator:Asi es mijo.. en veces eso de solo concebir la idea de un alguen te ayuda a darle tiempo al cuerpo y al corazón de reponerse de esa caida, solo que no hay que dejarse subir mucho, porque los paracaidas están agotados, creo que hubo sabotaje, en fin.... creo que ese toque de misterio mantiene los aires alejados de la flamita del intento... un abrazo grande... hasta aca llegan las buenas vibras...

Carla: Las cosas pasan por algo... coincidencia o destino?? uno nunca sabe que se puede encontrar a la vuelta de la esquina... y si, hay un embarazo, pero solo en la historia... y en un amigo que me va a hacer tía de nuevo jejeje, pero mi gorda es feliz siendo hija única jajaja eso digo yo.... un abrazo...

Frank: Mijoooo!!!!! gracias por tus palabras ya ves que a uno no se le quita lo romántica y soñadora y aún hay tantos casos en los que él y ella se pueden encontrar. Pero ya cada quien le da la cara y el nombre tanto a él como a ella. Y pues nosotros seguiremos soñando... te invito a soñar... Un abrazo

Luis: Asi es Luis, uno no sabe lo que se puede encontrar en los lugares más inesperados. Y pues jejeje a las 6 empieza la hora feliz y es un café-bar, así que a la carta se podían pedir muchas cosas... yo sigo con mi café... Nos estamos leyendo...