miércoles, agosto 12, 2009

Memorias...










Una noche clara después de una tormenta, vamos llegando... mojados... recargados de risa, palabras, gritos... todo lo que se pudiera querer de fuera de esa recamara ya está satisfecho... Maui se salió a mirar la luna y estamos solos los dos, con tu selección de música tenue, solo para que el frío de la ciudad no se cuele bajo la puerta.

Te quitas tu camisa empapada, yo jugueteo con tu cabello pretendiendo secarlo...te acercas despacio y me abrazas por la espalda, haces el cabello a un lado y besas mi cuello, despacito, como si quisieras hacer el momento eterno, mi piel se eriza y no se bien si es por lo húmedo de la ropa o por todo lo que ese acercamiento mueve en mi.

Con un ágil movimiento desabrochas el pantalón y cae víctima de la gravedad, yo doy la vuelta y nos encontramos así, frente a frente, puedo mirarme en tus ojos, con mis manos delineo tu cara, siento tu piel, me aseguro que no es alguno de mis sueños.

Despacio me despojas de la blusa, no hay prisa, ya no se siente frío pero aún así comienzo a temblar. Tu adviertes mis sensaciones y con las manos recorres la espalda, la cintura, las caderas. Quedarán recuerdos de los besos en el cuello, mejillas, ojos, frente. Hay un ataque de nervios, pero algo en mi sabe que será especial. Los nervios se desvanecen cada vez que besas el cuello, pues descubres que justo ahí es donde la resistencia se esfuma...

Mis manos recorren tu espalda, tus brazos, apoyo mi cabeza en tu pecho para escuchar como se aceleran los latidos de tu corazón. Al fin me animo, me acerco a tu oído pretendiendo decirte algo y beso tu oreja y hago un camino que te recorre desde ahí... entreteníéndome en tu cuello, pasando por tu pecho, tu estómago...las últimas prendas caen, no importa en que momento mi contemplación y reconocimiento es mayor...

Nos fundimos en un abrazo, cada poro pretende guardar en su memoria el roce con tu piel, el calor que despides, cada movimiento, cada caricia... y el tiempo se detiene, queda suspendido en la memoria, en esos recuerdos que te hacen volver a sentir, los que viene n y revuelven todo dentro... cuando pienso en ti

7 comentarios:

Troba dijo...

recuerdos húmedos
de pequeñas muertes...

Alecc dijo...

Cumpliendo promesas... me agrada q digas.. va!

Solo Alberto o Alberto solo dijo...

Me guataría fundirme asi con alguien me gustaria robarte esa memoria en una vida paralela. Saludos.

Trovator dijo...

Los recuerdos finalmente nos alcanzan... siempre hay pequeñas filtraciones del pasado hasta el futuro.

Es posible recrear estas memorias... más que recrear, vivirlas nuevamente... e ir creando nuevos recuerdos.

Un abrazo grande grande!!

Alejozz dijo...

La descripción perceptiva del universo sensible de una mujer.

Veo que recorren en ti quizá los mejores recuerdos de toda relación, recuerdos de la intimidad donde 1 + 1 no es igual a 2.

Lo cierto es que pese a la sensualidad del texto predomina lo que no se alcanza a leer, es decir, lo que está detrás de cada acción, un deseo no sólo por sentir el cuerpo de la otra persona, sino por querer sentir su gracia misma, quizá su espíritu o su alma. Esa se queda impregada para siempre en tu recuerdo, el mejor quizá...

Jesús Mtz dijo...

Cuantos recuerdos, cuantos momentos los cuales han pasado ya y el tiempo no se ha detenido.
Aunque no ande presente la llevo siempre conmigo amiga, leyendo cada post, de las narraciones que ambos escribimos, por cierto el de Ismael Serrano nos deja con la conciencia abierta sobre lo que esta pasando, que mas puedo decir, un abrazo y un saludo para usted y para la sobrinita. Mientras tanto uno ya sabe trabajando arduamente.
Cuidate comadrita...

aNdAiRa dijo...

Troba: Son tan solo palabras que de no ser plasmadas se diluyen entre otras memorias..

Alecc: Pues en eso habíamos quedado... besos.

Alberto: Lo malo que las memorias no se roban, espero que las tuyas sean aún mejores.

Trovator: Anda mijo, el detalle aquí fue que mas bien fueron sueños a memorias, palabras que surgieron de una idea y simplemente se les dio vida, pero ahitengo una reserva de memorias, solo que guardaditas para que no calen. Un abrazo!!!

Alejozz: Como siempre, me sorprendes cuando lees entre líneas, justo eso, la esencia es lo que yo guardo, eso es lo que se queda, es lo que marca la diferencia... Un beso.

Compadrito: Pues ya ves, tu me conoces bien, padecemos de lo mismo, pero aca seguimos con la guardia arriba. Un abrazo y mucho ánimo, saludos a la comadrita.