domingo, mayo 24, 2009

Y yo...


Charlas de todos tipos, en momentos entre bien, mal y más o menos. Él siempre ahí para escucharla, ella sabe que puede confiar en él, que en cuando lo necesite él la sabrá escuchar, con la misma atención de siempre y por más negro que luzca el paisaje, al final, él le robará una sonrisa.

No es la primer vez que las nubes de tormenta han cubierto el cielo, sin dejar un espacio vacío en el horizonte, pero tampoco es la primer vez que sus palabras disipan esa amenaza, con fuertes ventarrones que hinchan pulmones, que enjuaga a torrentes. Él disfruta escucharla hablar sobre sus pasiones, sus pendientes, sus preocupaciones, la escucha hablar y hablar sin parar y en mucho coinciden y del resto debaten y a lo acalorado de cada encuentro se le suma un café.

Coinciden (???) siempre en el mismo lugar, ella siempre en esa mesa junto al ventanal, con el libro actual sobre la mesa, del que desprende la mirada solo para anotar algo en su cuaderno o cuando la voz de él le hace voltear la mirada. Él toma asiento y en sus ojos adivina el panorama y sus ojos complementan la imagen. Un saludo y comienzan a charlar, casi siempre están de acuerdo, otras tantas se llevan la contra solo por molestar, por hacer que el momento perdure, él por verla desesperar al sentir que va perdiendo, ella por escucharlo y que no preste atención cuando le llenen nuevamente la taza de café.

Han pasado así los últimos meses y a menos que diga algo así seguirá, en esa mesa junto al ventanal, café tras café, un pan dulce y solo en los ojos la sal.

Lo ha pensado mucho los últimos días, le propondrá cambiar el lugar, otro ambiente, la misma compañía y el café que no puede faltar, para animar sus charlas, sin importar la prisa del reloj. Tan directo como siempre lo propone, y entre risas ella cambia el tema y termina por aceptar. Unos minutos bastaron para ponerse de acuerdo.

  • En un lugar tranquilo y cerca de una ventana, para poder ver las estrellas (ella)
  • Mi departamento entonces será, yo pongo los cojines y tú la compañía.
  • Yo llevo la música y tú el reproductor.
  • Tú llegas sin pendientes y yo escondo el reloj.
  • Yo llevo algo de botana y tú preparas el café.
  • Tú no te apures, solo asiste que yo pongo los besos… digo el café…

5 comentarios:

Solo Alberto o Alberto solo dijo...

me gusta, me gusta mucho. Yo pongo los ojos y tu las letras para que yo las lea.

7mo Sentido dijo...

ouch! así o más romántica???? Muchos saludos!

Trovator dijo...

Reuniones que no debería tener final... a veces hasta ocultando el reloj el tiempo pasa, ése tiempo implacable que no perdona.... Pero tal vez sea momento de hablar, así como el tiempo pasa, pasa la vida...

La tranquilidad del alma... qué remebranzas traen estas letras.... el escenario pudo haber sido cualquieras... pero la historia es la misma.

Lo ideal, lo que no puede faltar, es este café y su aroma que.. que huele a amor.

Un abrazo grande grande!!

blackeagle-italiano dijo...

Digno post de etiqueta ella y el, me recordo a uno de hace muchos meses atrás donde el café también era un punto clave. Citas que no deberian terminar... me gusto eso que puso trovator!! Estoy de acuerdo con ese comentario.

Aris, el día que no vaya el, me invitas a la botana y café???? jejeje, abrazos!!

aNdAiRa dijo...

Alberto: Pues aca seguiremos poniendo letras y ire a recargarme con las tuyas de vez en vez, eres bienvenido acá... yo pongo el café...

7mo. Sentido: Ya ves que de repente uno se pone en etapa melosa jejeje...

Trovator: Tienes los dedos llenos de razón amigo, no deberían terminar, las noches deberían ser más largas, bueno solo cuando se está en compañía, pero el tiempo se va... se va... pero aquí siempre habrá una taza de café para cuando gustes pasar... Un abrazo.

Frank: Ahh esos ella y él tanta miel... apenas para el panecito para acompañar ese café. Y eso de la invitación a la botana y al café... pues tu tienes invitación abierta lo sabes... solo que eso de que él esté pues no se... a lo mejor está con ella... y capaz que si viene él, ella se enoja... mejor los dejamos felices para que siga habiendo historias... cuidate mucho va... Un abrazo