sábado, diciembre 06, 2008

Cuentas....




6 semanas, 16 días, a 7 dias para 2 meses...

Y el tiempo se me va como nada, cuando uno acuerda los números crecen, el punto cero se acerca con tal velocidad que asombra, pone de nervios. Festejos programados, muchas razones por las que sonreir. Cuando menos acuerde pasarán los 90 días, llegaremos al día cero y la cuenta de meses seguirá y seguirá acumulando, formando años, alimentando sueños y generando felicidades.

Al calendario le seguiré quitando hojas y si una cuenta regreseva termina, estoy segura que otra más comenzará, para el año que entra hay muchos proyectos, muchos planes y todo va viento en popa. No me impaciento por lo que falta, ni que pudiera llegar a pasar, es tanta la seguridad de todo lo que hago, que se que después de los 90 días seguirá una cuenta indefinida, inclusive hay planes de programar deudas de tiempo sobre eventos futuros... muy futuros.

Los 16 días son los que más me emocionan y cada vez de acercan más, desde que se definieron han pasado más de 40 días y lo que falta es casi nada, los nervios aún no llegan, pero pronto mirarán el calendario y atacarán. Invadiendo mi cuerpo, mi mente, no dejándome pensar en ninguna otra cosa, preparándo todo, poniendo las cosas en su lugar. Del 16 al 0 no es tan largo el camino y ya lo puedo ver en el horizonte, no tengo la más remota idea de lo que suceda, pero los sueños intnetan proponer.

Para la próxima semana andaré en Torreón, será sábado, tomaremos el café en la casa.. platicaré largo y tendido de lo que me tienen que decir y la madrugada pasará como si nada. El sábado a la 1:18pm se cubre otro bloque que de uno en uno se empiezan a sumarr retandome para saber hasta que número me enseñaron y pese a mi mala memoria se contar muy bien.

Hay otras cuentas que duelen y ya no las llevo, esos son solo recuerdos de lo que en su tiempo me hicieron bien. A todo le llega su tiempo, y si uno nunca baja la cebeza y mantiene el ánimo firme le llegará el tiempo de disfrutar de todo lo que la vida ha preparado.

Agenda repleta.

5 comentarios:

Troba dijo...

uno
te quiero
y son
dos
somos
tres
y porqué
cuatro
venite
hasta mi
cinco
nosotros
seis
vos
siete los dos
ocho
amor amor
nueve
que me decis
diez
....
-------------------------
besos grises

Trovator dijo...

El tiempo... el implacable... el que pasó. Que tengas buenos días en Torreón, y que la espera no sea invadida por los nervios, sino más bien por el deseo de ya estar donde se desea, haciendo lo que se desea. Contar el tiempo para las cosas que duelen no es necesario, como lo dices, es mejor dejar que el mismo tiempo se encargue de eso.

Un gran gran abrazo!

blackeagle-italiano dijo...

Es lo unico que no se detiene... el tiempo no miente, no juega, no es piadoso, no se alimenta de uno, no acepta ni da preferencia por niveles sociales, es igual de parejo con todos, igual de frio y seco.

Las fechas se llegan, algunas las esperamos con ansias, otras no, lo seguro es que todas se llegan mientras sigamos vivos, luego pasan y nuevas fechas se vuelven el recuento!!

Besos Aris y también se te extraña, lo bueno es que se vienen las vacaciones y con ello la carta que ya esta en proceso!!

carla'sdreams dijo...

fechas, tiempos, horas, meses , semanas ,dias.....restamos dias y sin embargo aumentamos años, besos nena.

aNdAiRa dijo...

Troba: diez... cuantas cosas pueden pasar cuando uno cuenta hasta diez.... y más cuando uno quita números en cuenta regresiva.... a la espera...

Trovator: Ohh si, yo espero lo mismo que tu, el tiempo es muy sabio y como puede ayudar a cultivar algo, puede ir deshaciendo de a poquitos los residuos amargos que quedan en la vida. Gracias por tu visita. Nos estamos leyendo.

Frank: Hola mijo, así es el tiempo suele jugar de repente malas pasadas, se va lento cuando uno quiere que se acelere y cuando llega lo tan esperado, vuela y la vida se va en un parpadeo, pues dediquemonos a vivir la vida. Vivan las vacaciones... ohhh no, yo no tengo :(, disfrutemos los días libres... de esos si hay. Saludos.

Carla: Asi es a acumular solo cosas buenas... para tener motivos para sonreir en el recuento de los años. Un abrazo